El agite del público misionero emocionó a Catupecu Machu

Nikon 476

Son las dos de la mañana, muchos jóvenes siguen rondando el club Tokio, adentro, vasos tirados, cerveza y traspiración mojan los paneles que protegen el piso del estadio. Los pibes dicen “que bueno estuvo el show”, en el aire se siente la sensación de una noche plena, Catupecu Machu vino a festejar sus 20 años y prometieron volver pronto a la tierra roja.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fernando Ruiz Díaz llegó con toda la energía a festejar las dos décadas de puro rock de la banda que formó con su hermano en Villa Luro allá a principios de los noventa. El show de casi dos horas dejo sin aliento al público. El cantante se dio lugar para hablar del mundial, porque vivió el segundo partido de Argentina desde Posadas, opinó que “estamos flojos y si nos tocaba Alemania en primera ronda, estaríamos haciendo las valijas para volvernos”.

Al momento de tocar, dejaron todo en el escenario, “los que nos conocen saben que nunca hacemos bises, porque dejamos todo acá, en cada show y no nos gusta verlos cantar como boludos por un bis”. La banda actualmente está formada por Fernando Ruiz Díaz en voz, bajo y guitarras, Agustín Rocino en batería, Macabre en teclados, bajo y coros y Sebastián Cáceres en guitarras y bajo. Recorrieron las canciones más potentes de sus siete discos en estudio.

Entre canción y canción Fernando interactuaba con el público, los alentaba y felicitaba por el pogo y el agite. Marcaba los tiempos y resaltaba que había muchas mujeres en el show y que había que respetarlas en el pogo. “Cada show es único, anoche fue impresionante en Corrientes y esta noche también es impresionante; no saben cuantas veces ya me volé durante el show acá” expresó emocionado Fernando.

Agradeció a quienes siguen a la banda desde hace dos décadas y dio un lugar especial a aquellos que ven por primera vez a la banda en vivo “que deben ser muchos por acá”. Canciones como “Plan B: Anhelo de satisfacción”, “Magia veneno”, “Origen extremo”, “A veces vuelvo”, “Cuadros dentro de cuadros”, “En los sueños”, “Gritarle al viento”, “Dale!” y “Eso espero” fueron detonantes de la alegría de los presentes, que no dejaron de bailar, poguear y cantar cada canción o estribillo.

Fernando canto a capella parte de “Persiana americana”, coreado por el público. Luego dijo “Fuerza Gustavo, ya vas a estar mejor” lo que fue acompañado por un aplauso generalizado. En otro momento del show valoró el acompañamiento, la energía del público y pidió “que toda esta energía se la envíen a Gaby (Gabriel Ruiz Díaz), cuando mejores volveremos a ser cinco en el escenario” luego le dedicó “Acaba el fin”.

El público de Catupecu, es heterogéneo, es decir, dentro del club podía verse a jóvenes de todas las tribus urbanas, además se entremezclaban generaciones de adolescentes con cuarentones que fueron a presenciar sus shows. Camperas de cuero, remeras stone, gorritos hippies, camisas rockabilly, se mezclaban en el club, todos bailando y festejando junto a una de las bandas más energéticas e innovadoras del país.

El cierre fue con “Y lo que quiero es que pises sin el suelo” que desató un pogo terrible, una canción que parecía interminable, con solos eternos que extendían el tiempo de la canción porque nadie quería que termine el show. Fernando recordó que la extensa gira por los 20 años de puro rock culminará en el Luna Park y dijo admirado por el público misionero “con un público así dan ganas de seguir tocando durante veinte años más”.

Antes de Catupecu, estuvieron dos bandas misioneras, Alta Tensión y Mainumbi’s Vellocet. Que calentaron la previa a puro rock.

A los chicos de “Alta Tensión” les tocó la parte difícil, comenzar un show, pero Ángel González (guitarra y voz), Jorge Villalba (batería) y Leandro Duda (bajo) demostraron que en la Misiones profunda hay gente a la que le gusta rockear. Desde Corpus trajeron lo mejor del rock and roll con canciones propias de sus tres discos y algunos covers de Pappo Napolitano y de la Renga. Ángel agradeció poder mostrar su música y agradeció a la productora 24 y Media por seguir apostando a las bandas locales como parte de sus shows.

Luego subieron los colibríes de Posadas, Mainumbi’s Vellocet que están presentando su nuevo disco “Insolación”. Mali (guitarra y voz), Mele (bajo), Joselo (batería) y Elio (guitarra) subieron al escenario a dejar todo, Mali agradeció la oportunidad de presentar su nuevo disco en la previa de Catupecu y agradeció a todos los que apoyan a las bandas locales. Tuvieron un comienzo accidentado, porque la viola de Mali tuvo un inconveniente y no sonaba, pero Elio se la banco, junto a Joselo en la bata con un set instrumental, mientras los técnicos solucionaban el problema, por esto el joven guitarrista recibió una gran ovación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Experimental, Photos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s