La Aplanadora del Rock demostró que sigue más vigente que nunca

Milciades 192

Divididos festejó sus 25 años de carrera en la tierra colorada con un espectacular show de tres horas. “Escúchelo, escúchelo Divididos es la aplanadora del rock…” gritaba una eufórica masa de fans que desde la siesta ya esperaba en la puerta del club Tokio para ver a la banda luego de 10 años. Mollo solo tenía palabras de agradecimiento por el caluroso afecto que demostraba el público que se canto todo y no paro de bailar.


Milciades 221

Pibes de no más de 10 años bailaban en las gradas del sector menores junto a sus padres. La cancha estaba colmada de fans, ellas y ellos eran un grupo heterogéneo que iba desde la juventud hasta gente de la edad de Mollo y Arnedo. El pogo nunca fue tan festivo, ver tipos canosos sudorosos ebrios de felicidad cantando y saltando junto a pibes que podían ser sus hijos fue una fiesta.

Milciades 162

El show no tuvo bandas previas, era “la noche” para volver a ver a Divididos, desde las cinco de la tarde ya había una considerable fila para el ingreso, un variopinto grupo de personas llegados de todos los rincones de la provincia y de zonas aledañas a la tierra colorada. Iguazú, Puerto Esperanza decían las primeras banderas que esgrimían los pibes en la fila, guitarras en mano, algunos zapaban en la espera.

Milciades 150

A las 20 horas se abrieron las puertas y la felicidad se observaba en cada rostro que hacia los controles de rutina e ingresaba saltando a ganar un lugar en el campo o en el sector de menores. Se hablaba que el show arrancaría para las 22 y la banda cumplió, puntual comenzó la proyección de un resumen de la banda en las pantallas gigantes, cada canción que iba a ser parte del set se presentó en esta proyección donde una voz en off contaba la historia de la banda y sus canciones.

Milciades 222

Luego del video llego el show, sin muchas vueltas la banda se metió de lleno a hacer lo que mejor sabe, Música. Clara, transparente y poderosa; motivadora de eso que algunos llaman evasión o exaltación. Ver rostros iluminados por reconocer cada letra o recordar momentos de su vida relacionados emocionalmente a esas canciones, es una cuestión que hace que todos quieran gritar “Que sea Rock”.

Milciades 200

Canciones como “Que ves”, “El 38”, “Par mil”, “Ala delta” y muchísimas más fueron girando en las tres horas de show. Amor infinito a la música. Todos coreando pidiendo más, demostrando que 25 años de Divididos son una vida y no se puede compilar en un show. Muchas zapadas y demostraciones de la calidad de cada integrante de este power trío que es y será la Aplanadora del Rock.

Milciades 152

Divididos  se animo a jugar con tocar a lo Santana, recorrer una polifonía de ritmos que no todos son capaces de seguir o arriesgarse a hacerlos en vivo. Mollo se jugo en un momento a hablar de los beneficios de la mandioca y luego a usarla como púa para puntear la viola.

No hubo bises, porque la banda dejó todo en el escenario, igual el público se quedo con ganas de más. La salida estaba colmada de felicidad.

 

El show le quedo grande a Posadas

 

El club Tokio cuenta con una capacidad de 3000 personas para un show de este tipo, es uno de los pocos lugares grandes que cuenta la ciudad. La organización conociendo esto tenia previsto un show multitudinario para cerca de 2500 personas. Varios días antes del espectáculo se agotaron las entradas y mucha gente pidió más ingresos, pero para preservar la seguridad de todos no se vendieron más entradas.

Milciades 185

Durante el ingreso al superar las 2200 personas, los fiscalizadores de seguridad decidieron restringir el ingreso, por lo que los que aguardaban a ingresar entrada en mano comenzaron a agitar y preguntar que pasó. El momento tenso para todos los que esperaban ver el show, algunos que cruzaron toda la provincia y veían frustrados sus sueños de ver a Divididos.

 

Rápidamente la productora 24 y Media y la organización de la banda decidieron acercarse al ingreso a resolver el problema, ante la negativa de la gente de seguridad de permitir el ingreso de quienes tenían entradas, decidieron devolver las entradas. Una pena para quienes querían ver el show, antes que recibir el valor de los tikets.

 

Esta situación es para repensarla, porque la ciudad si quiere seguir trayendo espectáculos grandes, debe comprender la necesidad de contar con un lugar cerrado acorde a estas necesidades. Ideas hay, un grupo de personas quiere hacer un mini estadio para shows, pero falta iniciativa y si Posadas quiere ser sede de grandes eventos debe trabajar para contar con la infraestructura necesaria.

 

Lo positivo del show es que salvo una u otra persona sofocada por el calor humano y el cansancio de bailar y saltar no hubo problemas dentro del club. La salida del show fue tranquila.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Experimental. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s