Guitarrista misionero triunfa en la escena del rock porteño

“Lo único que busco es hacer algo bueno y que quede para siempre, eso de la fama es una mentira. Mucha gente me dice que me vaya a USA o Europa a que me vea una banda grande y yo no quiero eso. Yo quiero que mi banda crezca y se haga grande”, dice Ignacio “Chowi” Fernández. El músico oriundo de Puerto Esperanza la semana pasada ganó el concurso de Seymour Duncan / Mayones,  donde compitió con guitarristas de todo el mundo y al ganar se recibió de premio una guitarra Mayones Regius de 7 cuerdas con pastillas Seymour Duncan.

65961_680230182025940_9059954826063622497_n

Hace 14 años que Ignacio “Chowi” Fernández decidió que para seguir creciendo musicalmente debía dejar el verdor de Puerto Esperanza y asentarse en la jungla de cemento que es Buenos Aires.

El guitarrista que supo hacer hasta folcklore en Misiones, ahora cosecha sus merecidos éxitos y el reconocimiento de la escena rockera. La semana pasada ganó el concurso de Seymour Duncan / Mayones,  donde compitió con guitarristas de todo el mundo y al ganar se recibió de premio una guitarra Mayones Regius de 7 cuerdas con pastillas Seymour Duncan.

El guitarrista es hijo de Guillermo “Baffle” Fernández, un histórico de la música y la radio de Esperanza. Chowi reconoce que sus padres le abrieron la cabeza con la música, aunque reconoce que era difícil ser rockero en Misiones. “Me miraban como un drogadicto, el Baffle era como Satán y yo mister Satán para el pueblo, porque la música que escuchábamos le parecía satánica a los del pueblo”, recordó.

Aún recuerda con cariño los ensayos de los domingos en el Centro Cultural de Esperanza. En su adolescencia integró varias bandas, tocando estilos que iban desde el folclore al metal pesado. “Había festivales en Esperanza donde pasaban cuatro o cinco bandas por el escenario y en todas estaba yo con la guitarra o el bajo, pero siempre con la remera negra”, recuerda sonriente Chowi.

Esperanza además le dejó el apodo, porque Ignacio a los seis años realizaron una obra teatral, donde él representaba al indiecito Chowi, aquel que las leyendas guaraníes lo recordaban por su amor al canto de las aves. Algo que quizás represente bien a este guitarrista misionero, que lleva la música en las venas.

Al cumplir los 18 años decidió irse a Buenos Aires a estudiar en el conservatorio música. Sobre el cambio explicó que “fue demasiado para mí, mucha data junta. Además vine a vivir solo y tenía que estudiar y trabajar para poder comprar las cosas y hacer las cosas de la casa”.

La primer banda profesional en la que participó fue “Haciendo Patria”, una banda de Hurlingham que hace heavy metal (estilo Rata Blanca) y con ellos hizo sus primeros shows en Buenos Aires.

Desde el año 2001 dicta clínicas y da clases de guitarra, a la par de seguir estudiando, actualmente se encuentra tomando clases con el maestro Ricardo Pellican, que ha impartido sus conocimientos  a Botafogo y Ricardo Mollo entre otros. Las clases le ayudan a conocer el primer jazz y aprender sobre armonía musical.

Chowi-en-Mnes

Para dar a conocer su arte, el joven desde el año 2008 utiliza internet como medio de difusión. Su canal de youtube es uno de los focos de difusión, en el sube composiciones propias y covers. “No subo covers como todo el mundo. No elijo Preludio Obsesivo (Rata Blanca) que lo hace todo el mundo, sino elijo canciones más complicadas que no todos se animan a hacer, no me va eso de lo popu”, afirma Chowi.

“Yo lo único que busco es hacer algo bueno y que quede para siempre, eso de la fama es una mentira. Mucha gente me dice que me vaya a Estados Unidos o Europa a que me vea una banda grande y yo no quiero eso. Yo quiero que mi banda crezca y se haga grande”, repite el guitarrista. Quien se reafirma como compositor: “Me cansé de hacer música de otros y tocar en bandas que me llamaban para tocar”.

Actualmente lleva adelante tres bandas una es “Pronoia” , otra es “Spherical Reflection” y la otra es “Chowi Instru/Mental”. Con la primera lleva un demo y tres discos editados. El último es “Siniestresia” que lo comparte gratuitamente en su canal de SoundClound.

Sobre la posibilidad de compartir su música a través de Internet, y no a partir de los sellos discográficos, Chowi opina que es porque “los sellos ya no van, una que no hay que esperar a que un sello te descubra y te produzca los discos. El músico nunca ganó vendiendo discos salvo que sea de los que venden millones, el dinero lo ve cuando toca en vivo, ahí ve la guita”. Él, como otros músicos ve a internet como el medio de difusión de la música y de promoción del artista y prefiere difundir su arte con calidad y evitar la piratería que lucra ofreciendo arte de baja calidad.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Experimental y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s