Conociendo la compleja mente de Alejandro Dolina, el “ángel gris” de la radiofonía

Dolina y yo

Populus me sibilat, at mihi plaudo.

Ipse domi simul ac nummos contemplar in arca

Aulularia. Plauto

 

La entrevista a un grande como Alejandro Dolina es un desafió en toda regla. Sabiendo que su programa “La venganza será terrible” tiene casi tantos años al aire como yo de vida, es una clara alerta. Como hablar con alguien así, en un tiempo limitado, como sacarle el jugo a una entrevista, que puede durar años. Un desafió que creo que cumplí con creces para mí. Ojala Dolina no la vea tan mal.

Hablar de qué, con alguien así, como comenzar. Cuando te colocas frente a él, no hay preparación previa. No hay anotador o plan que creas haber hecho. Todo discurre como una historia, que si tu mente no está al tanto de los vaivenes del tiempo y las letras que él usa, solo terminas mareado. No soy un niño con escaso bagaje, tuve la suerte de conocerlo previamente en sus programas y libros y mi propia mochila está cargada con una nada diversa multiplicidad de conocimientos. Así sin embargo temí por mi mente, en más de un tramo de la entrevista.

Su lengua chispeante de frases picantes, que te dejan lugar para un remate, que le da el toque de humor, a eso llamado entrevista. Un placer y un delito, haber disfrutado yo solo de esos 34 minutos de charla ininterrumpida. De allí y de la conferencia el día anterior surgieron unas nada despreciables notillas para MisionesOnline (allí pueden verla), junto a la cobertura del programa realizado en Posadas.

Para donde correr, primero fue simple. Preguntas de ocasión, como vio Posadas y el clima misionero. Que en pleno otoño registra unos nada frescos 30 grados Celsius. De allí a hablar directamente de la relación de las temperaturas y los prejuicios de las teorías dominantes impuestas por el “logos” occidental, en desmedro de los saberes de las otras latitudes. Un salto brutal que unos pocos pueden dar, así con la naturalidad que él lo dio.

De ahí a hablar de los jóvenes, esos amantes inquietos que fascinados por la noche caen en las fauces de “La venganza será terrible” para amenizar el insomnio de los solitarios y las tertulias de las amistades noctámbulas. La explicación del porque lo escuchan es simple y clara “es en general así, por la naturaleza de nuestro mensaje, que contempla sin proponérselo quizás intereses juveniles, más que de personas grandes o de burgueses establecidos”.

Pero guarda, allí otro salto de lo local a lo global. Un análisis obligado a los “sectarismos etarios” que van dividiendo a las sociedades actuales, Dolina en un claro ejemplo de síntesis de lo complejo desnudo como quieren imponer una clasificación del cuerpo social por edades, para correr el foco del análisis de la problemática social mundial. Durísimo como claro afirmó que “no es que las personas de 65 años conspiran contra las de 30 años. El verdadero problema es que el 1 % de la población tiene el noventa y tantos por cientos de los bienes, ese es el verdadero conflicto”.

P2250606

Ahí fue el momento en que caímos en esa “complejidad” que este “muchacho aristotélico” tanto ama. Así es como pasamos a hablar de Aristóteles y de Edgar Morín, aunque sin nombrarlos directamente. Cosas que solo frente a un grande puede pasarnos. Hablar de los prejuicios usados para sostener la constante simplificación del pensamiento crítico, comprender el valor de la información y el acceso a esa información, junto al juego de poder que significa internet. Todo eso en una charla.

Luego ir descubriendo el porqué caer en lo sencillo nos lleva a alejarnos de la política y así dejar que nos avasallen las corporaciones, fue el paso natural para hablar de la política. Un lapsus no alejado de lo convencional, pero de una forma sinuosa y encadenada, como la vida. Iba nutriéndome de él saber de Alejandro Dolina. Oír sus análisis. Escucharlo hablar como un chico de la política y del rol de los medios de comunicación o el juego de “poder” y el descarado lugar ocupado por el “Poder Judicial”, no tiene precio.

Hablar de medios de comunicación, es hablar de cómo la palabra es usada como una herramienta de poder. Dolina hace una síntesis del uso de esta, que no he visto más que a un solo docente hacerlo. Marcelino García, uno de los mejores semiólogos del país, que vive en Misiones. Sin embargo el público de este último está acotado solo a los alumnos universitarios.

Dolina mariposas

Verlo describir la lógica del mensaje que usan las “corporaciones mundiales”, esas que están detrás y muy por encima de las “Corpo” nacionales (que son la punta de sus tentáculos). Oírlo explicar cómo se impone un mensaje, desde el cual se busca asociar a esta gestión un mote de “autocracia” a partir del machacar de las pantallas en cada comercio es impactante.

La mente tambalea, al ver que otro le muestra claramente el hilo del ovillo, ese con el que juegan los poderosos de todo el mundo. Sin embargo así es, ya lo decía Evaristo Paramos desde sus años en “La Polla Records” que eso que nos venden como democracia esta orquestado y guiado por el capitalismo y el mundo financiero. En ese juego solo somos títeres, que sirven para mantener el sistema, donde el 1% manda y el otro 99% sirve.

Hasta aquí algunas aproximaciones, si la narrativa no ha sido, mala. Espero que disfruten lo que sigue.

Luego de su programa en Posadas, Dolina ya piensa en volver a la tierra colorada

 

Alejandro Dolina habló con Misiones Online de periodismo, de radio, de la tele, de política y de cómo “matar una mariposa no cambiará el mundo”. Con ansias de volver pronto a la provincia, se mostró feliz de poder vivir una noche con sus fans misioneros y dijo “el mayor intercambio de sentimientos se produjo luego del programa entre abrazos, saludos y firma de autógrafos”.

Dolina mariposas

Encasillar a Alejandro Dolina en un sólo oficio es una tarea inútil. Escritor, músico, cantor, filósofo, analista de fútbol y bostero empedernido son algunos de los términos que definen a este hombre de radio que supo convertirse en una de las voces más escuchadas de la medianoche.

Según el filósofo y político inglés Francis Bacon, “la imaginación consuela al ser humano por lo que no es, pero el sentido del humor le consuela por lo que es”. Y tal vez ése sea el secreto por el cual el programa de Dolina, “La venganza será terrible”, que conduce desde hace 30 años, siga tan vigente en su franja horaria. Y ahora gracias a internet puede “ser más ecuménico” como el mismo lo plantea por poder llegar a todos en cualquier horario, además del de la radio.

Sobre su visita a la tierra colorada y como lo trato el calor misionero, Alejandro Dolina indicó que “soy una persona que está a favor de las altas temperaturas, yo creo que una persona friolenta es un señor retraído separada de los demás por decenas de camisetas y abrigos, que se comunica menos, se comunica peor. El calor genera relaciones interpersonales mejores. Por eso estoy a favor de las comunidades calurosas. A favor del cuerpo a cuerpo y en contra de la teoría con pretensiones de veraz la cual pretende que los pueblos más civilizados son aquellas sociedades donde hace frío”.

Siguiendo el hilo de la conversación intentó explicar cómo se construyen este tipo de teorías, que buscan imponer condicionantes e indicó que en “en general se trata de hacer fuerza para llegar a conclusiones que uno ya tenía antes de realizar la investigación. Es el principal problema de los intelectuales de los últimos siglos. Es decir primero tener una idea o una conclusión y buscar luego en el almacigo de la razón argumentos que justifiquen algo que el tipo ya había decidido de antes”.

“La noche en Posadas, fue muy intensa, verdaderamente. No solamente por la cantidad de gente que fue, sino por la intensidad de la comunicación que se produjo. Que fue muy grande. No siempre es hija de un acierto artístico. A veces como diría Borges hay un previo fervor por parte del asistente, que facilita las cosas para el artista. Pero hay un peligro, que advierto ahora, que es que el aplauso que es hijo del cariño, puede engañarlo de sus propios merecimientos artísticos, que dice mira como me aplauden debo haber estado bien. Por ahí no es eso, es solo una manifestación de cariño, cariño que se produce por la historia y la entrega del artista, las prestaciones previas del artista. Porque el público quiere a los buenos artistas”.

“El cariño que adopta la forma de una perseverancia y de un afán de comprensión, me parece que es hijo de la buena comunicación. Sin embargo el cariño que es hijo de la manipulación, puede obedecer solamente a un juego de reiteraciones. Sentí que lo de anoche fue una especie de abrazo, muy emotivo. Más emotivo aún después, al saludar (al finalizar el programa), porque es más fácil ser emotivo saludando que en una fila 22 del teatro” afirmó. Vale aclarar que el Negro, se pasó casi una hora firmando autógrafos y sacándose fotos, recibiendo el cariño de los misioneros y llevándose varios libros como recuerdos.

Sobre la presencia de jóvenes en la sala, planteó que “es en general así, por la naturaleza de nuestro mensaje, que contempla sin proponérselo quizás intereses juveniles, más que de personas grandes o de burgueses establecidos. Esto no es intencional, sucede así. Incluso yo desconfió de los que tienen intereses generacionales, que están por encima de los intereses nacionales o de clase”. Esto es porque “la unión generacional, no altera el protocolo de las clases hegemónicas. Qué más quieren las clases hegemónicas que esa alianza entre personas de la misma edad aunque tengan intereses distintos. Esa es la anti política”.

P2250176

Planteó que unir jóvenes por edad no es un acto de política, afirmó que el planteo en los medios de conflictos generacionales se da por grupos etareos en conflicto social es “una trampa, evidentemente es una trampa de las clases económicas para que el conflicto social no se encare en su real dimensión y en su real naturaleza. No es que las personas de 65 años conspiran contra las de 30 años. El verdadero problema es que el 1 % de la población tiene el noventa y tantos por cientos de los bienes, ese es el verdadero conflicto, no que mi padre no me de las llaves para regresar a tal o cual hora. Decir eso es banalizar el conflicto social, ni siquiera es a falta de política, sino es una posición política, de la peor que existe”.

Explicó que para comprender esto hay que buscar la complejidad, no caer en lo sencillo. En sus programas trabaja con pensamientos, a veces extravagantes que muchas veces conduce al humor. Pero siempre desnudando las complejidades del entramado social. “La complejidad es solo necesidad de muchos bits de información para describir algo, la necesidad de varias decisiones para conformar una cosa o llegar al fin de una cosa. Es como si hubiera muchas cartas y no dos, imaginemos un mazo de tres cartas, no hay muchos juegos por hacer, porque hay pocas variantes. Sin embargo en un mazo de 40 cartas las combinaciones son casi infinitas”.

Se autodefinió como un “muchacho aristotélico” porque busca jugar con la complejidad y a través de esa herramienta busca conmover a la gente (en el programa9. “La gente que más se conmueve es la que tiene mayor capacidad de complejizar”. Retomando el programa en Misiones,y la posibilidad de hacer otro programa desde aquí indicó que “ayer hablábamos de esa posibilidad, posibilidad de la que yo estoy especialmente interesado. Espero que se dé muy pronto”.

 

Sobre Internet y su uso “todavía no está totalmente demostrado que Voltaire es mejor que la pornografía”

 

Siguiendo con la complejización de la sociedad indicó que “hay que romper con los prejuicios y supersticiones que dicen que una persona de 50 años no puede manejar una computadora. El joven recibe estas herramientas con mayor orden y por ello puede utilizarlas de forma natural. Pero no hay impedimentos natural y filosófico para que una persona de cierta edad se acerque y use las computadoras”. Sin embargo planteó que “no debe creerse que todo lo que provenga de una red social como una verdad revelada. No nos engañemos, porque cuando una cosa se hace masiva, existen unas consecuencias estadísticas que nos dicen que las personas buscan más pornografía que a Voltaire. Aunque todavía no está totalmente demostrado que Voltaire es mejor que la pornografía”.

“Hay que ser libres y dejar que nuestro deseo nos guie. Si uno tiene la suerte de desear complejidades, o solazarse con el arte. O a lo mejor no es suerte, sino que ha tenido la preparación adecuada y puede disfrutar de cosas complejas más que de cosas simples, hay que hacerlo. Si uno no disfruta del Ulises de Joyce, no lo lea.  No hay que obligar a nada, porque si nos imponemos deberes de cultura, terminan siendo eso simples obligaciones, deberes, jarabes para la tos. Uno debe elegir lo que le causa placer. Pero hay que prepararse para poder disfrutar de los placeres más complicados”.

“Algo que no se les dice mucho a los jóvenes para estimularlos, es que las personas más educadas suelen disfrutar más. Eso es porque los profesores no han descubierto ese costado del estimulo. En vez de decirle a un chico que el día de mañana tendría un buen empleo, no estaría mal decirle que conseguiría más y mejores placeres si se ejercita en matemáticas” plateó como ejercicio para los educadores.

 

Los medios (de comunicación) han progresado en tecnología y en poder. En pensamiento no han evolucionado casi nada, por el contrario han simplificado el mensaje.

 

Recorriendo su historia, en los medios de comunicación, Dolina ve que “los medios han progresado en tecnología y en poder. Son más poderosos que nunca y tienen elementos tecnológicos a la altura de los más elevados del mundo. En pensamiento no han evolucionado casi nada. Por el contrario se ha ido simplificando el mensaje y se ha ido buscado pautas generales y se han suprimido las variantes. Se han blanqueado de la cal de la globalización que es el mismo sistema que se ha usado en todo el mundo para venderle la misma cosa, para que en la India, en Washington y en Posadas se deseen las mismas cosas, se compren las mismas cosas y se piense lo mismo”.

Él es muy crítico de esta perspectiva, ya que “los medios han participado de ese blanqueo de cal general, que ha sepultado el color cultural de cada región. De eso han participado los medios de comunicación, solo hay algunos lugares donde aún donde fugarse de ese blanqueo. Internet puede ser una de esas posibilidades, pero es difícil, porque uno dice que la internet permite que uno escuche mensajes que no provengan de esas corporaciones mediáticas hegemónicas, pero son producidos por sujetos que han sido sometidos a la manipulación de esas corporaciones, de manera que es muy difícil salir de ese color general que hoy tienen los mensajes mediáticos en todo el mundo. Hay un lenguaje que es internacional, totalmente opuesto al lenguaje universal”.

Esta mejora en la tecnología de los medios de comunicación y el reduccionismo de los mensajes es una lógica “para imponer un mensaje único”. Ejemplificó como “uno ve en la televisión a los mismos personajes deslizándose desde el deporte, hacia la política y el periodismo de espectáculos, dando un mensaje único, prejuicioso, paralizador. Detestable”. Para salir de eso hay que “denunciar esos mensajes, cuestionándolo uno personalmente y haciendo un esfuerzo para acceder a otras formas de pensamiento, que claro no está en la televisión a las dos de la tarde”.

Al plantearle una forma de liberar a la comunidad de esa manipulación indicó que “para eso está el Estado Nacional que debe dar una posibilidad con sus agencias de educación. Que deben darle a la comunidad una posibilidad de ser más libres”. Pero reconoció que la educación general no resuelve todos los problemas, porque “en el siglo XIX el positivismo pensaba que la educación general iba a dar lugar a un mundo mejor casi automáticamente, donde la gente iba a ejercitar el pensamiento, va a pensar con mayor libertad y creatividad. Y entonces las injusticias y las diferencias iban a desaparecer por la inteligencia misma. Y eso no sucedió. Al contrario no desaparecieron las injusticias, sino que se hicieron más complejas y más difíciles de erradicar”.

Hablo del peligro de confundir la intervención del Estado con la autocracia y afirmó que “hay que elegir entre la intervención del Estado Nacional o la imposición de las corporaciones. La política de estos años en el mundo es esa. Quienes se asustan o fingen asustarse ante la intervención de los Estados nacionales son los que desean la supuesta libertad de los mercados. Libertad para qué, para que las corporaciones prosperen tanto como deseen, sin límite alguno. Y esa también es una imposición y la peor de todas”.

 

El debate político hoy es “entre la intervención del Estado y la imposición de las corporaciones” afirmó Dolina

 

Planteó que debe pensarse que “te pesa la imposición de un Estado que genera programas de educación férreos. Esa te pesa y no te pesa la imposición de los mercados financieros. Que de golpe te convierte de propietario en indigente, esa no te molesta. Hay que poner el conflicto en su verdadera dimensión, que es entre el Estado Nacional y las corporaciones”.

Planteó que “yo prefiero el peso del Estado Nacional, eso no quiere decir que uno esté del lado de los Estados nacionales totalitarios, o de los regímenes autocráticos. Que es más bien algo del pasado”.

Viendo el escenario político de la Argentina consideró que “se hace un programa político en la medida que se puede, no creo que haya autocracia en la Argentina. Esa es una idea de algunas personas por ejemplo acerca de la presidenta. Que creen que ciertas maneras docentes que tiene ella constituyen una autocracia. No es así porque funcionan todas las instituciones, funcionan todas las garantías y todas las libertades. Por ahí la presidenta tiene un discurso bastante fuerte, que por ahí puede molestar o no. Pero no puede decirse que es una autocracia”.

“Hay que dejar de manipular a la gente en este sentido. Llamar la atención sobre lo que verdaderamente ocurre. Pero el esfuerzo que hacen las corporaciones para describir este modelo de este gobierno, esta gestión, como si fuera una autocracia me parece patético. Después uno puede estar en contra del gobierno que admite objeciones, algunas de ellas muy serias” definió Dolina, un confeso militante del peronismo de la primera hora.

Explicó que “la palabra es una herramienta, que se puede multiplicar con el uso del poder. Yo puedo conversar con vos y no es lo mismo que TN transmitiendo las 24 horas desde cada farmacia en cada esquina. Esa multiplicación es poder y permite manipulación. La palabra no siempre es una herramienta del intercambio, del discurrir y de la discusión, a veces es un elemento de la imposición y evidentemente hoy no está en manos del Estado, sino de los sectores concentrados”.

DSC_5254

Consideró que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual es “bastante buena”, sin embargo remarcó que “el Poder Judicial es algo de lo cual deberíamos reflexionar alguna vez los argentinos. Su acción, su maniobrar, su alianza con las clases hegemónicas no es actual, es histórica. La naturaleza misma de ese poder, la naturaleza excepcional de sus facultades es algo que alguna vez habrá que revisar. Me parece muy raro que esa discusión no se haya dado antes. Me parece casi obsceno que nunca se haya planteado esa discusión. Siendo que es algo que se hace visible cada día. No solo con las acciones con este Gobierno, sino siempre”.

 

El camino es la política, sin la política nuestras armas (de lucha social) están desactivas y oxidadas

 

Recomendó que para plantear estos debates “el camino es la política, la acción política, la lucha política. En la medida que sea fuerte la lucha política podemos tener esas discusiones. Cuando la política está maniatada, sojuzgada, desacreditada por la manipulación mediática, nuestras armas no son menos, pero están desactivadas, oxidadas”.

Para él lo mejor “es intentar la acción política, intentar los caminos políticos que son otros que los caminos mediáticos. La no acción política es ya una posición política y me parece la más detestable”.

Sobre esto indicó que no hay que mirar lo que pasa y solo aprobar lo que se publica, sino que se debe hacer es reunirse, aprender, debatir, “es un camino más difícil y a la vez más simple para comprender las cosas”.

Sobre la imposición del mensaje a través de la televisión, Dolina dijo que “mirando la Televisión y cuesta admitir la naturaleza del mensaje que a través de las horas nos va horadando la cabeza. El camino para salir de esta situación es largo”.

Hablo de que no es imposible salirse de este sistema, primero remarcando los tres imposibles que hay en el mundo “son tres cadenas, la cadena del tiempo, de la lógica y del espacio. No podemos retroceder en el tiempo, no podemos hacer que dos más dos sea cinco y no podemos estar en dos lugares a la vez”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Pensamientos finales referidos al pasado y el presente continuo

 

Dolina no cree que “matar una mariposa no cambiará el mundo”. Al consultársele sobre qué haría si pudiese volver a ser el pibe de 15 años que comenzaba a trabajar en la radio, dijo que “seguramente no, porque estadísticamente sería difícil hacer lo mismo”.

“Yo creo que no existe el efecto mariposa, donde el tipo vuelve al pasado y cambia un ladrillo y al volver cambio todo.  Yo no creo eso. Yo creo que lo que podríamos llamar la historia, que deberíamos llamar causalidad. Tiene muchos caminos como el agua, que si le tapas por acá, sigue por allá. Creo que si vos matas una mariposa Ramses igual va a librar la batalla contra los hititas. Y si suprimís a Ramses, por ahí hay otro que lo hace”.

Concluyo diciendo que “hay muchísimos caminos de la historia y que son muy difíciles de cambiar y no es matando una mariposa que lo vamos a lograr”.

 

Cristian Milciades

Tiempos de dolores dulces

12 de abril del 2015

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Experimental, Photos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s