Un domingo cualquiera

Dice el poeta…

Enemigo de la guerra y su reverso, la medalla, no propuse otra batalla que librar al corazón de ponerse cuerpo a tierra abajo el paso de una historia que iba a alzar hasta la gloria el poder de la razón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Experimental. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s